Descubre los mejores ejemplos de Art Nouveau en Barcelona

¿Qué es el Art Nouveau?

El Art Nouveau, literalmente “arte nuevo” en francés, es un movimiento artístico con orígenes que se remontan a finales del siglo XIX, y cuyo desarrollo se extendió hasta principios del siglo XX, alcanzando entonces su punto álgido .

El objetivo de esta corriente artística era buscar nuevas formas, un arte moderno en el que incluso los objetos cotidianos tuvieran un valor estético, pero sin renunciar a sus funciones pragmáticas ni a los avances industriales. Se buscaba compatibilizar utilidad y belleza.

Las formas curvas inspiradas en la naturaleza y el uso de elementos históricos o tradicionales con un enfoque moderno (neogótico) son dos características principales del Art Nouveau.

En España el Art Nouveau fue llamado “modernismo”, se aplicó sobre todo en arquitectura, Barcelona fue la ciudad donde mayor expresión tuvo, y el arquitecto Antoni Gaudí fue su principal exponente.

Barcelona: la ciudad del Art Nouveau

Barcelona es, entre las capitales europeas, uno de los principales exponentes del Art Nouveau o modernismo.

La arquitectura modernista puede encontrarse por toda la ciudad, gracias al trabajo de arquitectos como Antoni Gaudí, autor de muchas obras que han llegado a ser consideradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Pero también existen otros ilustres arquitectos modernistas como: Josep Puig i Cadafalch, Joan Rubió y Bellver, Jerónimo Granell y Manresa o Lluís Domènech i Montaner, entre otros.

Todos ellos dejaron una huella imborrable en Barcelona, ​​en un período de tiempo en el que la ciudad florecía en un ambiente cosmopolita y moderno gracias al comercio y al desarrollo industrial. Y es que, entre finales del XIX y principios del XX, Barcelona se había convertido en una capital europea pionera en el Art Nouveau con multitud de obras que hoy son un extraordinario legado artístico y arquitectónico, que forma parte de la famosa ruta modernista de Barcelona.

La ruta modernista de Barcelona realiza un recorrido por bellísimas obras que son referentes a nivel mundial.

Palau de la Música Catalana

Diseñado por el arquitecto Lluís Domènech i Montaner entre 1905 y 1908, es uno de los mejores ejemplos de modernismo catalán y de Art Nouveau de toda Europa. Fue construido gracias a las donaciones de diferentes comerciantes e industriales de la época y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997.

Destaca su fachada con preponderancia del color de ladrillo rojo, adornada con columnas y mosaicos. En su interior encontramos elementos como la claraboya del techo de la platea, la iluminación de grandes farolas o las bellas decoraciones labradas en piedra y con balaustres de vidrio.

Se pueden realizar visitas guiadas y es una visita obligatoria para todos los que quieran descubrir el modernismo catalán.

Casa Batlló

Una de las obras más conocidas de Antoni Gaudí, la casa Batlló, construida entre 1904 y 1906 en el Passeig de Gràcia, está catalogada como Patrimonio de la Humanidad.

Evoca la leyenda de Sant Jordi con una fachada que recuerda a las escamas de un dragón, con predominio de las formas curvas inspiradas en la naturaleza.

Una magnífica obra imprescindible en la Ruta Modernista, que luce especialmente por Sant Jordi, en la que la fachada se viste de rosas rojas.

Torre Bellesguard

Otro edificio emblemático de Antoni Gaudí, muy desconocido y con mucha historia, es Torre Bellesguard. Fue construida entre 1900 y 1909 en la zona alta de Barcelona, ​​en una ubicación nada casual.

El terreno donde se levanta la Torre Bellesguard ha sido testigo y escenario de los últimos dos mil años de historia, con especial importancia en la Edad Media, en que fue la residencia real de Martí I el Humano, quien fuera último conde de Barcelona.

Este pasado de la finca influencia mucho a Antoni Gaudí quien construye un castillo a medio camino entre el modernismo y el gótico, en su particular versión del neogótico. Una obra arquitectónica única, con mucha simbología y mucha historia, una de las obras que no puedes perderte si quieres conocer quién era Antoni Gaudí.

Casa Milà

También conocida como “La Pedrera”, fue construida entre 1906 y 1910, con unas formas curvas en toda la fachada que quieren simbolizar las olas del mar.

Uno de los majestuosos edificios de Passeig de Gràcia y una de las grandes obras de Antoni Gaudí, también catalogada como Patrimonio de la Humanidad.

Casa de les Punxes

Extraordinaria obra realizada por el arquitecto Josep Puig i Cadafalch en 1905, inspirada en el arte gótico medieval.

Destacan sus seis torres neogóticas rematadas con colores rojos, los colores marrones y blancos de la fachada y la decoración floral inspirada en la naturaleza, tan típica en el Art Nouveau catalán.

Palau Güell

Una de las primeras obras de Antoni Gaudí, se inauguró en 1888. Situado a pocos metros de la Rambla, este edificio icónico es hoy en día Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Pertenece a la época orientalista de Gaudí, destacando el uso de elementos orientales y del arte islámico hispánico como las puertas ovaladas y las decoraciones inspiradas en arte mudéjar y nazarí.

Casa Lleó i Morera

Realizado en 1902 por el arquitecto Lluís Domènech i Montaner, este edificio es considerado una de las obras maestras de este arquitecto.

Destaca su fachada con multitud de elementos decorativos orgánicos y florales tan característicos del arte modernista y su inspiración en la naturaleza.

Hospital de Santa Creu i de Sant Pau

Empezado a construir por el arquitecto Lluis Domènech i Montaner en 1902 y finalizado por su hijo en 1930, el Hospital de Santa Cruz y San Pablo está catalogado como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Se trata de un bellísimo conjunto modernista muy influenciado por el arte medieval y morisco. Su belleza radica en los contrastes entre los colores rojos de las fachadas con los tonos verdes y blancos y el amarillo de los techos.

Casa Macaya

Diseñada por el arquitecto Josep Puig i Cadafalch, se trata de uno de los mejores ejemplos de su interpretación del modernismo catalán. Fue construida en 1898 y es Bien de Interés Cultural. Destaca su tamaño y grandiosidad, así como su magnífico patio interior.

La Sagrada Família

La gran obra maestra de Antoni Gaudí: el Templo Expiatorio de la Sagrada Família.

Inspirada en el arte neogótico, se ha convertido en un símbolo de la ciudad de Barcelona y una de las obras modernistas más importantes y más visitadas a nivel mundial.

El inicio de su construcción data de 1882 y se prevé que las obras finalizarán en 2026, coincidiendo con el centenario de la muerte de Antoni Gaudí.