¿SABIAS QUÉ? La Senyera de Bellesguard no siempre se ha visto

La senyera helicoidal del pináculo de Bellesguard no siempre ha sido como en la actualidad.

Debido al avance de las tropas franquistas poco después de las Brigadas Internacionales, en 1938, la emblemática senyera tuvo que pintarse de gris para evitar que la torre fuera destruida. En consecuencia, la bandera catalana del pináculo de Bellesguard permaneció encubierta hasta 1985, cuando la familia Guilera, propietaria de la Torre Bellesguard después de la Guerra Civil, la recuperó pintando las piezas de cerámica de rojo y amarillo. El paso del tiempo, sin embargo, hizo lo que los colores perdieran lustre y no fue hasta finales de mayo de 2008 cuando los Guilera pudieron recuperar el aspecto original del quebradizo diseñado por Antoni Gaudí, aprovechando unas obras para estabilizar la estructura del pináculo. En esta última restauración, se utilizaron cristales de color, el material original empleado por Gaudí.

Desde 2008 la senyera del pináculo de Bellesguard luce imponente bajo la corona que sostiene la cruz tridimensional.

La senyera Torre Belleasguard, abans i després