was successfully added to your cart.

Joan Baptista Grau Vallespinós

Joan Grau (izquierda) y Antoni Gaudí (derecha).

Por Fernando Garcés.

Joan Baptista Grau Vallespinós era 20 años mayor que Gaudí. A pesar de ello siempre se entendieron de maravilla. Ambos compartían el interés por la religión pero también por la historia antigua, especialmente de la esfera cristiana y catalana. En el ámbito religioso, Joan Grau fue ordenado sacerdote en 1859 y, como Gaudí, se haría amigo de Jacint Verdaguer, el obispo Josep Torras i Bages y otras personalidades del panorama católico de su época. En el ámbito histórico, formó parte de todas las sociedades arqueológicas de las diferentes ciudades donde residió, desde la primera, la de Tarragona hasta la última, la de Astorga, donde ejerció de obispo.

Joan Grau también nació en Reus y residió un tiempo en Tarragona, como casi todos los colaboradores de Gaudí. La gran mayoría conocieron al maestro cuando ya era un arquitecto consagrado, pero con Joan Grau su amistad es mucho más antigua. Se remonta a su época de estudiante de arquitectura, poco antes de 1878, año en que obtuvo el título. Esta es la época en que también comenzó su relación con Eusebi Güell, su otro gran mecenas, y decimos “otro” porque, aunque en menor medida, Joan Grau también fue uno de los protectores del joven genio, y la principal causa, como pronto veremos, por la que Gaudí acabaría construyendo la Torre de Bellesguard.

Al inicio de su amistad, Joan Grau ejercía de canónigo y vicario general de la archidiócesis de Tarragona y fue él quien le encargó su primera obra: el altar del Santuario de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, conocida popularmente como Iglesia de Jesús y María [1] .Estudios recientes sugieren que el joven Gaudí también dio indicaciones para arreglar el jardín del convento, hoy desaparecido. Esta sería, por cierto, la única obra de Gaudí realizada en su amada Tarragona. Se trata, además, de la primera obra del artista, diseñada en 1877, cuando todavía era estudiante y finalizada tras la bendición del templo, en 1879. El encargo surgió a raíz de la muerte de la madre de Rosa Egea Gaudí, la única sobrina de Gaudí, lo que convirtió a Gaudí en su tutor legal. Para hacer frente a la educación de Rosa, que estudiaba en la escuela de Jesús y María, el joven genio propuso a Joan Grau la realización de este altar. ¿Se imaginaron entonces que, una década más tarde, los dos se juntarían de nuevo para terminar la construcción de todo un palacio episcopal?

Al inicio de su amistad con Gaudí, el futuro Obispo de Astorga ya hacía gala de intereses que también fascinaban a Gaudí, como el estudio de la arquitectura cristiana y la “renovación litúrgica” a través de revistas que editaba el mismo Grado. Además, el futuro obispo colaboró con la Asociación Catalanista de Excursiones Científicas y comenzará a fundar diferentes escuelas religiosas para hijos de obreros. Dos datos relevantes cuando recordamos que el arquitecto de Reus llegó a ser vocal de la junta directiva de esta asociación y que Joan Grau dispondrá en su testamento que el dinero de la venta de Bellesguard fueran destinados a los hijos de los obreros de Reus. A continuación explicaremos las circunstancias de tan peculiar testamento.

Joan Grau nombrado Obispo de Astorga.

En 1886, Joan Grau, fue nombrado obispo de Astorga, ciudad de León donde siguió cultivando sus intereses, fundando un Museo Arqueológico diocesano, así como algunas escuelas y una revista. Por su cargo le correspondía vivir en el palacio episcopal, pero el edificio fue destruido por un incendio poco después de su llegada. Sin dudarlo, encargó la construcción del nuevo palacio a su amigo y compatriota Gaudí, quien lo visitará en once ocasiones, durante cuatro años. Fueron unas estancias bien prolíficas, tanto en el ámbito estético como religioso. Como ha escrito Gijs van Hensbergen, uno de los principales biógrafos de Gaudí, el arquitecto de Reus “se pasaba horas discutiendo de liturgia con Grado. El obispo le animó a leer El Année Liturgique, de Dom Guéranger, que se convertiría en un texto clave para Gaudí y ocuparía un lugar de honor en su biblioteca junto con la autografiada La Atlántida (de su amigo en común Jacint Verdaguer). Años después dijo que aquel había sido, probablemente, el periodo más influyente en su vida profesional”[2].

Por desgracia, no sabemos de qué más hablaron los dos amigos. Un tema, en especial, nos interesa: el palacio de Bellesguard, última sede del rey Martín I, el monarca que fue amigo del Papa Luna y de Santo Vicente Ferrer. Resulta difícil imaginar que no hablaran de este palacio cuando recordamos que, en 1888, mientras Gaudí estaba construyendo el palacio de Astorga, Joan Grau compró la finca de Bellesguard. El terreno en aquel momento, era propiedad de la Iglesia de San Just i Pastor, donde, por cierto, se conserva el archivo de la historia de Bellesguard, gracias a la donación de Joan Gualbes, poeta y militar que residió en sus ruinas durante alrededor de 1714. Recordemos, asimismo, que esta Iglesia era un lugar donde Gaudí solía practicar canto gregoriano.

Seguramente, el hecho de que Joan Grau fuera obispo facilitó la compra. Pensamos que Joan Grau realizó esta adquisición pensando en su retiro. Desgraciadamente, la muerte lo sorprenderá a 1893. Gaudí que, entonces, estaba en Astorga, se hizo cargo de su entierro, así como de sus últimas voluntades, una de las cuales, como ya hemos dicho, fue la construcción de una escuela para los niños pobres de Reus con el dinero obtenido por la venta de Bellesguard [3]. La venta, sin embargo, se retrasó en el tiempo hasta 1900, cuando la compró Maria Sagués, viuda de otros amigos de Gaudí: Jaume Figueres y sus hijos.

Palacio episcopal de Astorga (izquierda) y la Torre Bellesguard (derecha).

Conocen la profunda relación humana detrás de estos dos edificios, es imposible no comparar el palacio episcopal de Astorga con la Torre de Bellesguard, pero este no es el lugar para entrar en detalles arquitectónicos. De todos modos, comentaremos menos la hipótesis de Jan Molema, uno de los principales estudiosos de Gaudí y asiduo visitante del edificio. En su libro Gaudí: The Construction of Dreams [4], el capítulo dedicado a Bellesguard concluye con lo que él mismo llama “a rather fantastic assumption” ( “una asunción bastante fantástica”)…

Como es bien sabido, Gaudí, tras la muerte de su amigo Joan Grau, abandonó Astorga dejando inacabado el piso superior y la azotea. Las relaciones del arquitecto con las autoridades locales fueron tan malas que este incluso quemó los planos del proyecto final para que nadie lo pudiera terminar [5]. No sin esfuerzos, la actual azotea se completó en 1913, con soluciones más modestas, por operarios que no tenían ninguna relación con Gaudí ni ninguno de sus colaboradores. Nadie sabe cuál era la idea original de Gaudí. Ahora bien, según Jan Molema, la superposición de los dos edificios relacionados con Joan Grau, es decir, el palacio episcopal, en su concepción original, y el palacio de Bellesguard “is exactly the same. Bellesguard would perfectly fit in the Astorga estate even better than what was actually built there “(” es exactamente la misma. Bellesguard podría perfectamente ajustarse en el terreno de Astorga incluso mejor de lo que se construyó realmente “) .

¿Una hipótesis demasiado fantástica? Probablemente, pero, en cualquier caso, nos recuerda la profunda relación de ambos edificios con las principales personas detrás de su construcción, dos amigos de toda la vida, que envejecieron juntos hablando de los mismos temas religiosos e históricos.

[1] AmicsdeGaudi (21 febrero de 2017), 130 anys de l’unica obra de Gaudí a Tarragona, www.amicsdegaudi.com

[2] VAN HENSBERGEN, Gijs., Antoni Gaudí, Debolsillo, Barcelona, 2002, p. 141

[3] Para saber más de este episodio, ver: Tarragona, J.M., (6 de diciembre de 2008),“Tumba del Dr. Grau (1893)”, www.antonigaudi.org

[4] MOLEMA, J., Gaudí. The Construction of Dreams, Thieme MediaCenter, Rotterdam, 2009, p. 255. Veure també, p. 166: “En el primer proyecto (d’Astorga), el cuerpo principal del palacio es un cubo con una pirámide encima. Este ceurpo se hunde ligeramente dentro del territorio. Encontramos la estructura del cubo y la pirámide de nuevo en Bellesguard y en la Casa de los Botins”, y, en la nota 210, Molema añade: “Esta coincidencia refuerza mi hipótesis de que Bellesguard podría haber sido diseñada primero por Grau” (p. 309)

[5] Van Hensbergen, p. 143

Roger de Lauria
Entrada siguiente