Tal día como hoy: Muerte de Domènec Sugrañes

Muerte de Domènec Sugrañes

Por: Ferran Garcés

El 9 de agosto de 1938 murió Domènec Sugrañes y Graso, uno de los principales asistentes de Gaudí, junto con Joan Rubió y Josep M. Jujol. Sugrañes colaboró en la Torre Bellesguard de manera muy destacada. Se hizo responsable de los siguientes elementos del edificio, que corresponden, principalmente, a las partes decoradas. Ordenados siguiendo el recorrido de la visita.

1 .La puerta de hierro de acceso a la propiedad y el escudo de piedra encima de la puerta del castillo.

2 .Los elementos decorativos del jardín, consistentes en los bancos semicirculares, la fuente elíptica, la glorieta metálica y una cruz de término de forja,

3 .La puerta de hierro de la entrada de la casa, con la inscripción de la Virgen María.

4 .Los mosaicos exteriores a los dos lados de esta entrada, que hacen referencia a la hegemonía y decadencia catalana en el Mediterráneo durante la Edad Mediana.

5 .La decoración del recibidor de la casa, donde destacan las baldosas de la escala, la aguamanos cerámico, la lámpara de hierro con vidrio plomado, y los vitrales junto al aguamanos.

Otros elementos quedan fuera de la extensión de la visita, para estar situados hoy en un terreno privado, o bien porque han desaparecido.

1 .La casa del masovero, ubicada en la calle Bellesguard, número 16.

2 .Una fuente monumental en el jardín que había detrás de la casa, así como otros bancos cerámicos, de los que solo quedan tres.

3 .Y un pozo en forma de Dragón, hoy no visible en el recorrido de la visita, pero todavía existente.

Todas estas adicciones son posteriores a la etapa de Gaudí, quien abandonó Bellesguard a 1909. Por esta razón, en uno de los mosaicos de la entrada, podemos leer la fecha, 1916 (MCMXVI), año que acaba la intervención de Sugrañes.

Como resume Josep M. Vall y Comaposada, podemos decir que “todas las decoraciones de trencadís cerámico de Bellesguard fueron ejecutadas entre los años 1910 y 1919 por Domènec Sugrañes.” (1) Como que estas decoraciones son de colores, su principal característica es que corresponden a las únicas partes policromadas de Bellesguard. Solo teniendo en cuenta esta diferencia, se entiende la paradójica frase de Gijs van Hensbergen, en su popular biografía del arquitecto: “Hoy en día, el visitante verá al entrar la prístina pureza del proyecto inicial de Gaudí, oscurecida por las más tardías de su ayudante Sugrañes.” (2)

Ahora bien, la etapa de Sugrañes también incluye elementos no policromados, como la casa del masovero y el escudo, que son de piedra, siguiendo el modelo de la casa principal, y la puerta de la entrada, o la cruz de término, que son de hierro. Sin embargo, estos elementos parece que ya formaban parte del proyecto inicial de Gaudí, de forma que Sugrañes solo sería responsable de su realización a pie de obra, con ligeras modificaciones personales. Galdric Santana, miembro del Grupo de Investigación de Bellesguard, apunta que “la cruz de término de forja fue programada y trazada previamente por Gaudí y readaptada por Sugrañes, en farola eléctrica, que sirve como señal separadora de la finca de la casa principal respeto la de los masoveros.” (3) La base de esta cruz, además, está decorada con trencadís, similar al del resto de la decoración policromada atribuida a Sugrañes.
Por carencia de documentos, pero, resulta complicado determinar la autoría exacta de estos elementos y cada una de sus partes. Cada elemento constituye un caso particular, siente difícil generalizar. El que sí se ha conservado es una serie de dibujos, firmados por Sugrañes, de algunas de las partes mencionadas que podrían confirmar su autoría, o participación en el diseño final, como la lámpara del interior.

En cualquier caso, el solo hecho que Gaudí dejas a su colaborador –y amigo- ejecutar la obra demuestra la confianza que el maestro tenía en él. Recordamos, además, además, que Surgrañes fue el principal ayudante de Gaudí a la Sagrada Familia, aconteciendo su continuador después de su muerte a 1926. Era la elección lógica: Sugrañes se había formado de manera íntegra en el taller de Gaudí.

Bibliografía:

(1) Vall y Comaposada, Josep M.: Bellesguard. De la residencia de Martín El Humano en la Torre de Gaudí, Barcelona, Ayuntamiento de Barcelona, 2014, pág. 117. Por más información: Ferrer, David; Gómez Serrano, José: Los arquitectos de Gaudí, Barcelona, Colegio de Arquitectos de Cataluña, 2002, pág. 86-87.

(2) Hensbergen, Gijs van: Antoní Gaudí, Barcelona, Plaza & Janés, 2002, pág. 160.

(3) Por la cruz de término, veré: Santana Roma, Galdric: “A propósito de Bellesguard”. En Permanyer, Lluís, Sagnier y los modernistas. El oficio de la arquitectura, 1880-1930, Barcelona, RBA, pág. 130.

Para la casa del masovero, de nuevo Galdric Santana, Op. cit., pág. 133, nota n.º 12.

Por la puerta de hierro y el escudo, ver: Muñoz Muñoz, Conchi; Lindes Montes, Francesca: Exteriores de la finca y viaducto de Bellesguard, UPC Commons, 2004, pág. 51. Por otros elementos, en el mismo documento, ver: págs. 47-49,